Telf: 601082966 | Email: info@sexologosvalencia.com

Tecnicas de Control de la Eyaculacion V


Ejercicios para el Control de la Eyaculacion Precoz.

EJERCICIO 6

Este ejercicio y los siguientes son la exacta continuación de los precedentes y retoman la masturbación en igual orden y en las diversas zonas del pene.
La diferencia se sitúa en la lubricación; por sí solo, ello justifica pasar a nuevas explicaciones.
Como en la segunda parte del libro, la estimulación de base se deja a tu criterio: puedes comenzar por la aplicación de aceite sobre tu sexo en reposo o esperar un comienzo de erección mediante manipulaciones en seco. Cuestión de gustos. Sin embargo, cuando eliges empezar por la solicitación del glande, es preferible lubricar después de que se haya constituido la erección. Este primer ejercicio lubricado es, como el primero de esta parte, el más fácil de dominar. Incluso puedes hacerlo durar mucho más tiempo.

Siguiendo las tecnicas de control de la eyaculacion. Te encuentras acostado, de frente al espejo, con la misma actitud y la misma relajación. Comienza a masturbar la base del pene con la ayuda exclusiva del «anillo». Debido al sitio de la masturbación y a la película depositada por el aceite, la excitación es relativamente débil al comienzo, por lo cual puedes encargarla a la mano derecha. Emite impulsos empujando la muñeca hacia abajo cuando hagas ascender el anillo en la dirección del glande, pero sin sobrepasar jamás la zona media del pene. Estos impulsos marcan el ritmo lento de la masturbación, más acentuado al comienzo.

Poco a poco, cuando se acrecienta la erección, el anillo debe apretar cada vez más fuerte, muy fuerte incluso en ciertos momentos. Colocas entonces el pulgar izquierdo en el hoyo formado por el ángulo del pene y el pubis; apóyalo lo más que puedas. El efecto es doble: mantienes la compresión (e incluso la amplificas) y retienes la piel, que no puede seguir el desplazamiento de tus dedos que se deslizan.
Abre los ojos y observa tu pene en el espejo: la excitación aumenta y tú la contienes muy bien.

Se agrega al anillo un dedo suplementario y luego otro, hasta que toda tu mano entra en acción. Según sea el tamaño del pene, el desplazamiento es más o menos importante, pero incluso si es corto es primordial no abordar los alrededores del glande.

El deseo de eyacular aparece: lo detienes muy fácilmente pues su ascenso es lento, progresivo, preciso, mediante un squeeze, una disminución de la velocidad, el cierre de los ojos o la «desconexión» del cerebro.
Continúa o retoma la masturbación mediante esta modulación: los tres dedos del medio juntos frente a frente en la parte anterior del pene y, detrás, el pulgar al que se une el meñique. Mantén cuidadosamente el pulgar izquierdo en su posición y coloca el índice frente a él.
Mírate hacer, aumentando insensiblemente la velocidad; conserva una actitud ligera de la mano que masturba. Te puedes contener indefinidamente, a pesar del placer. El deseo renace. Aprieta con fuerza la pinza de los dedos izquierdos, sin abandonar las manipulaciones con la derecha. El deseo se retira.
Vuelve a comenzar, primero mediante el anillo del pulgar y luego con toda la mano; haz que fluctúen un poco, mediante un cambio de mano, la presión y la velocidad.
Sólo eyaculas si lo deseas.

Texto Original de libro de Mark Emme: “Tecnicas de maturbación para el hombre”

Post from: Sexologia por Sexologos Valencia.

Tecnicas de Control de la Eyaculacion V

Have any Question or Comment?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías