Telf: 601082966 | Email: info@sexologosvalencia.com

Sexología


El neurólogo Sigmund Freud postuló la primera teoría sobre el desarrollo sexual progresivo en el niño. Freud caracteriza las etapas del desarrollo libidinal (sexual) del niño en fases de la evolución del Yo.

  • Fase oral: Primera fase de la evolución de la libido: el placer sexual está ligado predominantemente a la excitación de la cavidad bucal y de los labios. Es la primera fase la organización pre-genital, es decir, los genitales no entran en juego. La relación de amor con la madre se da a partir del amamantamiento. El bebé encuentra placer en chupar (pecho, pulgar, chupete) primero y en morder después de la aparición de la dentición (fase canibalística-oral) con la introducción de la comida sólida.
  • Fase anal: Segunda fase de la organización pre-genital. Puede situarse aproximadamente entre dos y cuatro años cuando el niño comienza a controlar sus esfínteres y deja los pañales. Se caracteriza por una organización de la libido bajo la primacía de la zona erógena anal. El niño encuentra placer en la expulsión (fase anal expulsiva) y retención (fase anal retentiva) de las heces lo cual tiene también un significado simbólico: Freud hace coincidir la actividad erótica anal con el surgimiento de rasgos sádicos (fase sádico-anal) y la pasivos en la personalidad del individuo.
  • Fase fálica: Primera fase de la organización genital. Se caracteriza por una primacía de los órganos genitales, pero el niño no reconoce más que un solo órgano genital, el masculino (falo). La diferencia de los sexos equivale a la oposición fálico-castrado (el niño cree que a la niña le han amputado su órgano o que ya le crecerá). Corresponde al momento culminante de la declinación del complejo de Edipo por la amenaza de castración alrededor de los cinco o seis años. La significación de la fase fálica, especialmente en la niña y las teorías de Freud acerca de la envidia del pene y la vida sexual de la mujer han dado lugar a importantes discusiones en la historia del psicoanálisis.
  • Fase latente o de reposo: Durante un período desaparece aparentemente el interés en la sexualidad, que queda en estado de latencia. Corresponde al período de la escuela primaria.
  • Fase genital: La organización genital propiamente dicha se instaura en la pubertad a partir del desarrollo hormonal y la capacidad orgásmica y de reproducción. Es la forma de sexualidad que más se aproxima a la forma definitiva de la vida sexual adulta, en la que el placer de las zonas erógenas no genitales (boca, ano) se vuelve preliminar al orgasmo (besos, tocamientos, caricias). El interés está centrado en los órganos sexuales.

La alteración de una de éstas fases conduce, según la teoría de Freud, a la aparición de trastornos específicos sexuales o de la personalidad.

Informe Kinsey

A partir de los años 30, comenzó a realizarse la investigación sistemática de los fenómenos sexuales. Posteriormente, la sexología, rama interdisciplinar de la psicología, relacionada con la biología y la sociología, tuvo un gran auge al obtener, en algunos casos, el respaldo de la propia sociedad, promovidos por los movimientos de liberación sexual de finales de los años 60 y principios de los años 1970.

Los primeros estudios científicos sobre el comportamiento sexual corresponden al informe Kinsey.

Alfred C. Kinsey y sus colaboradores presentaron una recopilación de datos estadísticos que reflejaban los modelos de la conducta sexual en los Estados Unidos desde 1938 hasta 1952. Su trabajo se realizó mediante entrevistas de interrogatorio directo y abrió las puertas para la investigación de la respuesta sexual humana que, posteriormente, realizaron William Masters y Virginia Johnson. El trabajo de Kinsey era de investigación sociológica y no interpretaba la respuesta fisiológica ni psicológica a la estimulación sexual.

En el Informe Kinsey se observaron grandes diferencias entre el comportamiento deseable exigido socialmente y el comportamiento real. Asimismo, se observó que no existe una clara separación entre el comportamiento heterosexual y el homosexual ya que, según encuestas de esa época, el 10% de las mujeres y el 28% de los hombres admitían tener comportamientos homosexuales, y un 37% de los hombres estar interesados en la homosexualidad.

Masters y Johnson

En la década de los años sesenta, los doctores William Masters y Virginia Johnson investigaron por primera vez en un laboratorio los procesos biológicos de la sexualidad, y elaboraron un estudio acerca de la llamada respuesta sexual humana. Su objetivo era establecer los fundamentos de una información científica básica que permitiera dar respuesta a problemas multifacéticos de la conducta sexual humana. Su interés radicaba en conocer qué reacción física se desarrolla cuando el varón y la mujer responden a una estimulación sexual efectiva y de qué manera se comporta cada uno frente a la misma. Para eso utilizaron la técnica de la observación directa. Un cierto número de varones y mujeres adultos aceptaron ser examinados en el laboratorio de biología de la reproducción en el Departamento de Ginecología y Obstetricia de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, primero y, más tarde, bajo los auspicios de la Reproductive Biology Research Foundation. De estas observaciones realizadas durante diez años y del interrogatorio psicosexual posterior se sacaron las conclusiones que finalmente se publicaron.2

Publicaron sus estudios en un libro titulado The Human Sexual Response.

Además, escribieron un polémico artículo donde se afirmaba que, según el estudio realizado, las relaciones sexuales con las personas del mismo sexo resultaban tan placenteras y relajantes como tener sexo oral y anal a la vez; en el caso de las mujeres, una doble penetración las lleva a encontrar el clímax.

Have any Question or Comment?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías